Campo de Gibraltar - Diario Area

Grupo Diario Area
Cope Campo de Gibralar
Cadena 100 Campo de Gibralar
TV Campo de Gibralar

Deportes, La Linea - 2 marzo 2009 - 11:19h

La misma historia, el mismo final… un inesperado mazazo

La misma historia, el mismo final... un inesperado mazazo

La misma historia, el mismo final... un inesperado mazazo

Con recuperar la crónica del partido que enfrentó al Conquense y la Balona en la primera vuelta podría valer. Una Balona superior en la primera parte que se pone por delante y un Conquense que al final remonta con dos jugadas tontas. Casi calcado. Sólo pueden matizarse los minutos de los goles que supusieron el empate pero por lo demás, casi todo igual.
En la primera parte, nada más iniciarse, Zurdo dispuso de una clara ocasión pero su remate no vio puerta. La Balona ya daba muestras de controlar mientras que los conquenses tenían problemas serios para asentarse.
Y en esos minutos de incertidumbre en los que la Balona quería mandar llego la jugada del penalti. Manrique remató y el rechace quiso aprovecharlo él mismo pero se encontró con la oposición del meta local, que le hizo falta. El árbitro decretó penalti y la expulsión de Raúl, por lo que la Balona afrontaba gran parte del encuentro con superioridad numérica y con ventaja en el marcador porque Diego no falló y batió al recién entrado Sebas.
Con el 0-1 y con la Balona bien plantada se empezaron a advertir las características que iban a envolver el juego en los primeros cuarenta y cinco minutos. La Balona, sólida como pocas veces, no sufría ante un Conquense que no conseguía rehacerse hasta el punto de que los seguidores se impacientaron. Una internada de Zurdo y una ocasión de Manrique fueron las primeras situaciones que pudieron haber permitido establecer diferencias mayores. En medio de ambas, Diego sacó debajo de los palos un remate de Javi Gómez.
Aún no se había cumplido la primera media hora y la Balona parecía el noveno y el Conquense el penúltimo. Nadie podía imaginarse el final. Incluso hubo momentos antes del descenso en los que la superioridad de la Balona se plasmó en llegadas peligrosas. Hasta dos veces, en las botas de Miguélez y Manrique, se pudo haber ampliado la ventaja.
La Balona se fue al descanso con ventaja. Conociendo cómo se las gasta la Balona, no podía haber confianzas. El equipo no había ofrecido motivos durante la competición como para confiarse.
Diego se quedó en el banquillo y entró por él Borja. Baby pretendía, posiblemente, aprovechar las contras que se presentaran. Sin embargo, el partido empezó a ofrecer otra cara. El Conquense ya atacaba más y sólo la extraordinaria labor de David Pérez impidió que el empate llegara antes. Dos paradones en los minutos 18 y 24 y un gol anulado en el 25 hacían temer lo peor. La Balona, no obstante, no se venía abajo. Incluso pudo sentenciar a los 32 minutos cuando Miguélez perdonó el segundo, lo mismo que le pasó a Joseph poco después.
El dibujo del partido estaba claro. El Conquense se esforzaba en sacar partido de los balones bombeados, donde falla la Balona, mientras que los linenses perseguían la sorpresa del contragolpe con jugadores muy dados para ello. Todo parecía perfecto, con opciones máximas para entrar por derecho en la pelea por la permanencia.
Pero cuando parecía que todo evolucionaba hacia la primera victoria a domicilio llegó el desastre. Acababa de cumplirse el minuto 45 y un descuido provocó el remate de Cristian, ante el que nada pudo hacer David Pérez. Ya de por sí un mazazo. La Balona se hundió y el Conquense, que ya tenía la experiencia de la primera vuelta, se planteó ir en busca del segundo, y lo consiguió por medio de Oya en la última jugada del partido. Dos jugadas, sólo dos, fueron suficientes para abortar las ilusiones de una Balona que estaba demostrando que no estaba muerta.
Inexplicable. Son ya muchas veces con la misma historia. Pero es posible que palos como el de ayer no haya habido ninguno. La Balona saboreaba su primer triunfo fuera y con los demás resultados se ponía la cosa muy bien. Los jugadores no se lo creían y por eso pasó lo que pasó.

Una respuesta a “La misma historia, el mismo final… un inesperado mazazo”

  1. Keror dice:

    Es una verdadera pena la verdad, pero nos lo tenemos merecido por no echar mas webos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Noticias (posiblemente) relacionadas

El sitio web http://www.grupodiarioarea.es/ utiliza cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita a sus páginas web. No se utilizarán las cookies para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Encontrará más información en nuestra Política de Cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar