Campo de Gibraltar - Diario Area

Grupo Diario Area
Cope Campo de Gibralar
Cadena 100 Campo de Gibralar
TV Campo de Gibralar

Opinión - 28 abril 2013 - 9:28h

Opinión: Refugio de perdedores

Los viejos campos de San Roque han conocido mil y una historias. Batallas ganadas unas y perdidas otras. Y por razones de difícil explicación ha sido precisamente en la desembocadura del río Guadarranque donde muchos “perdedores” han encontrado consuelo o han preparado sus estrategias para retomar la senda perdida (esto de la “senda” parece estar ahora de moda en el vocabulario político).
Desde Pompeyo hasta Palma, pasando por Hills, el armador de Gibraltar que huyó del Peñón en 1704 y que después participaría en la fundación de la nueva ciudad alrededor de la ermita, estuvieron contando conchas en las arenas de la playa, en el fondo de la Bahía. Pero lo sorprendente es que ninguno de los allí acogidos se han sentido totalmente derrotados y han intentado su retorno.
¿Será por ello por lo que habría de encontrar motivo justificante para ese empeño por la moción de censura municipal?. No es por nada, palabra, pero no es la primera vez que un inconformista personaje se entretiene en tejer redes para pescar al incauto y distraído adversario. Pepe Vázquez fue sorprendido en la primavera del 2000 y ahora, como no permanezca atento puede ser atrapado el joven Ruiz Boix. Las arenas de Guadarranque, históricamente Carteia, han asistido a retorcidas y complicadas intrigas para alterar el curso de la Historia.
Después de la derrota de Munda el joven Pompeyo vino a refugiarse en Carteia. Y hay que remontarse hasta el año 171 antes de Cristo, cuando según dice Tito Livio vino a España una embajada formada por unos nuevos individuos, hijos de romanos y de mujeres españolas, posiblemente cautivas, sin derecho a contraer legítimo matrimonio a las que se les liberó de la esclavitud. “Su número era mayor de 4.000 y se les dio el derecho a contraer matrimonio, designándoles la ciudad de Carteia para su establecimiento y el Senado nombró a L. Canuleius para que allí los acomodara”.
A los indígenas de Carteia se les ordenó que los recibiesen con el nombre de colonos y se le asignara un lote de tierra. La colonia sería de derecho latino y recibiría el nombre de “Colonia de Libertos”. Carteia era la ciudad más importante del Estrecho, “no tenía parangón” pero fue perdiendo fuerza y protagonismo político fruto de haber optado por el bando de los perdedores, al punto de que le crean al frente, al otro lado del río Palmones, una nueva ciudad en su propio territorio, la llamada Iulia Traducta. Ya ven, siempre “refugio de perdedores”…

Autor: José Antonio Casaus

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Noticias (posiblemente) relacionadas

El sitio web http://www.grupodiarioarea.es/ utiliza cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita a sus páginas web. No se utilizarán las cookies para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Encontrará más información en nuestra Política de Cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar