Campo de Gibraltar - Diario Area

Grupo Diario Area
Cope Campo de Gibralar
Cadena 100 Campo de Gibralar
TV Campo de Gibralar

Opinión - 15 mayo 2013 - 10:00h

Opinión: Malos recuerdos

Según publicaba recientemente la agencia de noticias Reuters, la firma textil española Inditex, matriz de Zara, y la sueca H&M, las dos minoristas de moda más importantes del mundo, respaldaron un acuerdo que busca evitar que se repita el colapso ocurrido el mes pasado en una fábrica textil en Bangladesh que causó la muerte de más de 1.100 personas. Hay un dicho castellano que reza: “Después de muerto el burro, la cebada al rabo”. Pero bueno, admitamos como buena la corrección, aunque no estaría sobrado que explicasen los motivos por los que tan prestigiosas firmas comerciales se plantan en Bangladesh para fabricar sus “modelitos”.
Me voy a otra historia. Quiero recordar que pronto se cumplirá años de un hecho que conmocionó a La Línea poco antes de su nacimiento como ciudad. Justamente el 21 de mayo de 1870, mientras maduraba el proyecto de segregación de San Roque para convertirse en municipio independiente, un grupo de bandidos secuestraba a los vecinos del Peñón John Bonell y John Antoine Bonell, cuando éstos, tío y sobrino, salieron a dar un paseo a caballo por el Campo desde Gibraltar. Fueron capturados y llevados al cortijo de Sabá (El Zabal). Allí encerraron al mozo del cortijo y a la casera, esposa de Alonso Saravia, a quien llamaban “El Fajao”, al tiempo que exigían un rescate 5.000 duros por la libertad de los dos ingleses. Secuestradores y secuestrados estuvieron, con posterioridad en Los Portichuelos, bordeando San Roque y La Almoraima, en tanto que iba aumentando la exigencia para la libertad, que ya se fijaba en 30.000 duros. El tercer día se fijaba como cantidad definitiva por el rescate la de 27.000 duros. Para comunicarlo, dejaron libre al tío, mientras el sobrino quedaba como rehén. John Bonell marchó rápidamente a Gibraltar a procurar el dinero que los bandidos exigían por la libertad de su sobrino. Uno de los secuestradores condujo al rehén hasta Cádiz. Mientras tanto, el gobernador de Gibraltar, Sir Richard Sirey (el 25 de julio de ese mismo año le sustituía Sir William Fenwick Williams), instaba la libertad del detenido. El desenlace fue el pago del rescate, anticipado por el propio gobernador de Gibraltar, con la reserva de que el Gobierno de España reintegraría, como así fue, los 27.000 duros exigidos por los secuestradores. Fue el propio John Bonelll quien realizó el pago, que se efectuó en El Puerto de Santa María, y el 7 de junio, después de dos angustiosas semanas, quedaba resuelto el asunto. Al día siguiente, 8 de junio, los secuestradores eran muertos por la Guardia Civil en la Venta de Guadaira, camino de Sevilla. Eran Antonio Vázquez “El Cucarrete” y el Malas Patas. En el enfrentamiento entre los bandidos y la Benemérita resultó también muerto el guardia Juan Dorado, a cuya familia socorrió el gobierno inglés con 2.500 pesetas.

Autor: José Antonio Casaus

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Noticias (posiblemente) relacionadas

El sitio web http://www.grupodiarioarea.es/ utiliza cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita a sus páginas web. No se utilizarán las cookies para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Encontrará más información en nuestra Política de Cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar