Campo de Gibraltar - Diario Area

Grupo Diario Area
Cope Campo de Gibralar
Cadena 100 Campo de Gibralar
TV Campo de Gibralar

Editorial - 16 octubre 2017 - 21:43h

Sufrir por la Balona, sufrir por La Línea

Alfredo Gallardo es y será recordado por ser uno de los presidentes más prolíficos y cuestionados de la Real Balompédica Linense de los últimos años de su centenaria historia. Le pese a quien le pesen sus formas, es incuestionable el legado y el valor que Gallardo ha ido dejando en el club linense a lo largo de sus 15 años de mandato. Ocho años seguidos en Segunda B, una promoción de ascenso, vuelta de fútbol de Copa del Rey  y del Trofeo de La Línea, con ensaladera incluida, al Municipal… Sin duda, logros que adquieren mucho más valor si se tiene en cuenta que la Balona es el club de una de las ciudades más castigadas de nuestro país. Ser el equipo de La Línea de la Concepción incluye una ración doble de sacrificio, esfuerzo y lucha, el club comparte el sino de la ciudad a la que representa, y ambos, equipo y municipio, comparten triunfos y desdichas, y eso Alfredo lo sabe bien.

Un ayuntamiento que se encuentra bajo mínimos en cuestión financiera, un entramado empresarial que en gran parte depende de la vecina Gibraltar y el lastre de los ilícitos que persiguen a La Línea, con ese panomara tienen que sobrevivir y por eso muchos han etiquetado a la Balona durante los últimos años como la fea con la que nadie quiere bailar en la fiesta de fin de curso, y ahí es donde aparece la figura de Alfredo Gallardo, y él no solo bailó, también ganó el concurso a la mejor interpretación. Su tesón y su afán han hecho que la Balona, y por ende La Línea, suenen por todos los rincones de la geografía española. Muchos han conocido los tan numerosos pero poco reconocidos rincones y virtudes de los que goza esta ciudad gracias a la incansable labor de Alfredo al frente de La Recia.

Así que desde este institución, otra ‘cincuentona’ que aguanta en la ciudad, solo podemos agradecer la labor de Gallardo, pues guste más o menos, ha sido él y el fruto de su incansable trabajo el que ha dado tantas alegrías a un pueblo necesitado de su Balona. Si se convierte definitivamente en SAD, de Alfredo Gallardo solo se podrá decir que durante su etapa como Presidente, la Real Balompédica linense supo capear el temporal para mantenerse a flote, y eso en La Línea nunca ha sido tarea fácil.

Una respuesta a “Sufrir por la Balona, sufrir por La Línea”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Noticias (posiblemente) relacionadas