Campo de Gibraltar - Diario Area

Grupo Diario Area
Cope Campo de Gibralar
Cadena 100 Campo de Gibralar
TV Campo de Gibralar

Cope, La Linea, Toros - 25 julio 2018 - 20:51h

Pacheco: “Mi única meta es ser figura del toreo”

Miguel Ángel Pacheco, reza en la habitación del hotel, minutos antes de acudir a la Plaza de Toros. Foto: Marcos Moreno

Nos fuimos a La Línea, tierra de incomparable popularidad y anclada en un lugar privilegiado para muchos, para acompañar a Miguel Ángel Pacheco en el día de su alternativa. Siendo uno de los novilleros más punteros del escalafón, el impacto de su paso por Las Ventas el pasado mes de abril supuso una vuelta de tuerca en la carrera del joven toricantano.

Fotogalería: El día de la alternativa

A su consabido concepto de pureza y a su capacidad de sentir el toreo delante de la cara de los toros, se une el valor seco que emplea en cada tarde. Puntuando y triunfando en casi todas las ferias que ha acudido, el crecimiento de Pacheco ha sido notorio en sus últimas comparecencias, convirtiéndose así en uno de los espadas más reveladores e ilusionantes de la temporada.

La Virgen del Rocío la lleva prendida el torero cerca del corazón.Foto: Marcos Moreno

Pregunta: Lo primero, como te sientes al cumplir uno de los sueños más importantes en la vida de un torero como es el doctorarse como matador de toros.

Respuesta: Muy feliz y, sobre todo, afortunado de poder cumplirlo en mi tierra, en La Línea. En todo momento me sentí arropado por mis amigos y paisanos.

P: Imagino que las mariposas ya andaban por la barriga en el momento que te viste anunciado en los carteles. ¿Cómo han sido esos días previos?

R: Fueron días intensos de preparación y, sobretodo, de felicidad plena. Ni siquiera el percance que sufrí días antes fue motivo de no estar al cien por cien.

Ayudado por los mozos de espada a colocarse el traje de luces. Foto: Marcos Moreno

P: Llegó el día de la alternativa, ¿Qué hiciste en las horas previas al paseíllo?

R: Amanecí muy temprano. Quise saborear el día desde primera hora de la mañana. Pronto me recluté en el hotel para estar despejado y concentrarme para lo que venía luego. Si te digo la verdad, la mañana se me pasó muy rápida.

 P: Llegas a la plaza de tu tierra, esa que te ha visto tantas veces de entrenar y como novillero vestido de luces, en un ambiente enarbolado de paisanos y conocidos. Ferrera y Fandi en el patio de caballos junto a ti.

R: Quizás fue uno de los momentos más esperados para mí. La película cambia cuando te ves en el patio de caballos con dos figurones junto a ti. Recibí el calor de ambos maestros e incluso Fandi me comentó que tuvo en sus inicios un traje muy parecido al que llevaba.

P: Tras un recibimiento de mando con el capote, llegó la ceremonia de alternativa. ¿Qué te dijo Ferrera?

R: Me dijo muchas cosas bonitas aunque preferiría guardármelas para mí

Pacheco junto a Juan Carlos Landrove y el resto de la cuadrilla. Foto: Marcos Moreno

P: Muleta en mano, vimos un Pacheco asentado en una faena bien estructura y ante un buen colaborador de Lagunajanda.

R: El toro tuvo cosas buenas. Fue el más bonito pero, a la vez, el más fuerte del encierro. Me sentí a gusto y acertado con los aceros.

P: Tras pasear las dos orejas del primero pasaste a la enfermería.

R:Días antes de la corrida toreé un toro a puerta cerrada. Se me abrieron los puntos de la herida y cuando estoqueé el primero, de nuevo se me abrió. Sabía que tenía tiempo de llegar al sexto, me intervinieron y todo salió con éxito. Tenía que salir y no defraudar a nadie.

P: Nadie podía imaginar que no salieras en el sexto. En este vimos a un Pacheco distinto del toro anterior, más enrazado y pisando unos terrenos comprometidos.

R: El toro se apagó en la primera serie con la muleta. Vi que no tenía mucho empuje en sus acometidas y decidí de pegarme el arrimón. Sabía que tenía el triunfo del toro anterior pero no me iba a conformar con eso. Quería demostrar el momento que atravieso y los terrenos que quiero pisar. El único borrón fue la espada.

A hombros y por la puerta grande. Foto: Marcos Moreno

P: ¿A qué sabe la Puerta Grande en tu tierra?

R: No tendría palabras para describírtelo. Fue un momento de felicidad plena.

P: Dejaste una etapa imborrable como novillero. ¿Con qué te quedas?

R: Siempre se quedan cosas pendientes. Es normal. A un novillero no se le puede pedir perfección en tampoco tiempo pero si adquirí madurez y capacidad con novilladas de las que denominan duras.

P: Tus inicios fueron en la Escuela Taurina Linense, un proyecto forjado en la dedicación incansable de los quienes lo integran, fundamentalmente del maestro y apoderado tuyo Juan Carlos Landrove.

 R: La escuela nunca se olvida. Allí me inicié como novillero y siempre recibí el apoyo incondicional de todos los compañeros que siguen en su lucha de ser toreros y, por supuesto, la del maestro Landrove. Sin su entrega y sacrificio diario, te aseguro que no estaríamos donde estamos.

P: Por último, ¿cuáles son las metas de Pacheco?

R:La única meta de Pacheco es la de ser figura del toreo.

Ángel Modesto

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Noticias (posiblemente) relacionadas