Campo de Gibraltar - Diario Area

Grupo Diario Area
Cope Campo de Gibralar
Cadena 100 Campo de Gibralar
TV Campo de Gibralar

Opinión - 13 octubre 2018 - 21:19h

La Cabra o el más difícil todavía

Qué el género humano es capaz de superar las más descabelladas fantasías cinematográficas,   el más repugnante acto sobre su semejante o la más espeluznante travesura pública, es en la actualidad cotidiano, indiferente a la relevancia y hasta deja de tener interés generalizado para los demás.

Sin embargo, o la sociedad está enferma o se quiere “hacer el más difícil todavia”, sin redoble de tambor, ni trompeta, ni cabra que se encarame  en la cima del taburete. Este número circense, a priori simple, no lo es tanto. Hubo creación, imaginación y, sobretodo, esfuerzo y trabajo, para alcanzar la perfecta coordinación entre el hombre y el animal. Sin duda, fue fruto de la necesidad de ganarse el pan de cada día, honradamente en otros tiempos, cuando “la imperiosa necesidad de sobrevivir ” hacia desarrollar la creatividad, forzar los músculos y hasta reventar la mente. No fue la mejor época para casi nadie, pero si sirvió de ejemplo de vida para todos, de principios sociales y de desarrollo imaginativo para los “emprendedores” actuales.

Qué estamos, algunos hartos de la “innovación” verbal en la política? Pues si. O es que el señor Rufián, por ejemplo, ofrece algo nuevo? Sólo conjuga las palabras de manera grosera y equivocada, y en todo caso, pocas soluciones aporta  a los problemas de los ciudadanos, que no sea enredar las agujas del reloj, o proferir ofensas que denotan su falta de credibilidad y efectividad política. Su intervención pública es un deplorable espectáculo, donde él mismo se autodescalifica. Me gustaba más el número de la cabra!

Sin duda, esta misma dirección, de quiénes tienen que ser ejemplarizantes, la toman los ineptos, necios e incompetentes grupos e individuos que “andan sueltos”. Ofender sin más, o en acto de gracia ridiculizando a la gran mayoría de personas, sólo por no coincidir en su educación, principios de respeto o ideas diferentes.

Me viene a la memoria el “actor” Willy Toledo. Si es figurante, y si no se inventa los más desafortunados improperios sobre la fe religiosa, los insultos más aberrantes.

Otro ejemplo de negación del arte puede ser “los guiñoles  infantiles” de Madrid, la cabalgata descafeinada sin escrúpulos de reyes en la capital del Reino, o las “peleas en broma” de nuestros máximos representantes en la casa de todos. El Congreso!! Mucho dejan que desear y más nos hace pensar si serán ellos quienes mantendrán la paz y concordia, de un país que ya se dijo ser el único “que los españoles llevan siglos queriendo destruir, sin conseguirlo”.

Falta esfuerzo, se necesita imaginación, creativos, y no simples “empollones” , que lo único que hacen es copiar y molestar al compañero de pupitre.

Las ideas son loables, respetable, e incluso muy convenientes para mejorar y progresar. Pero, quiero referirme a “las malas ideas”, y a esos personajes que gastan sus energías en fastidiar, menospreciar y ofender a otros,  que mejor o peor, si en su día innovaron. Ahora, en último extremo, vamos a mejorar entre todos. Perfeccionar y criticar para superar, inventar para aportar soluciones a los problemas de todos. No al revés, buscar sólo el minuto de gloria o insistir con el chiste de Jaimito. No tiene gracia, ahórratelo.

Lo último en parodia corre por las redes sociales. Otra “genialidad”. Se trata de llevar al novio al altar, hasta donde le espera la novia, a cuestas, pero parodiando la salida del Cristo de la Buena Muerte de Málaga. Es decir, el contrayente en pose de Cristo es alzado y llevado por familiares y amigos, sonando el himno de la legión (tradicional), y simulando lo que tanta gente admira y respeta, el Jueves de Pasión. Y digo yo, es ridiculizar o no esté tradicional acto, puedes ser creyente o no, pero no sería más  respetable mantener otra inmejorable tradición, ya inventada, como es el elegantantisimo desfile del novio, ofreciendo su brazo a la madrina. Al son de la exquisita marcha nupcial.

Sin duda, es tradición, pero no por ello es menos preciosa la imagen y el gusto. Y si inventamos algo distinto, diferente, queremos nuestro protagonismo artístico, mejor esforzarse, reinventarse y estrujar el cerebro. Si no, viva el trompetista, el cajón y la cabra!!

 

Paco del Río

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Noticias (posiblemente) relacionadas

El sitio web http://www.grupodiarioarea.es/ utiliza cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita a sus páginas web. No se utilizarán las cookies para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Encontrará más información en nuestra Política de Cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar