Campo de Gibraltar - Diario Area

Grupo Diario Area
Cope Campo de Gibralar
Cadena 100 Campo de Gibralar
TV Campo de Gibralar

Opinión - 25 octubre 2018 - 20:41h

Sobran Rufianes y faltan encantadores de serpientes.

 

España y los españoles somos una especie rara.  Una comunidad única en el mundo.

Suena patriota elevar a la máxima categoría  a la piel de toro. Pero si es así, así es.

Impresiona conocer y conocernos a través de la Historia. Capaces de salvar los más tremendos avatares.

Nuestros antepasados, los pasados y los presentes, fuimos y somos,  los más ingeniosos, inmensamente creativos, incansables guerreros y nobles por los cuatro costados.

Luchadores e ilusionados por llegar a cualquier orilla, por lejos que esté. Científicos, pensadores, constructores, acogedores, revolucionarios, y hasta dóciles, disciplinados, sensibles, además de transigente y sacrificados.

Todo esto, y mucho más, se puede decir de los españoles y de quiénes vienen a quedarse.

Sin embargo, en toda generalidad existen excepciones tremendamente tóxicas, contagiosas y repugnante. Aunque aquí todo valga, es intolerable,  bochornoso y triste, que unos pocos con micros de altavoz, que llegan a muchos, estropeen la alegría de vivir, la esperanza de conseguir, o la ilusión de ser. Si, me refiero a “los rufianes”. Esos que sin arreglar estropean, o desalienta el ánimo y energía al más aguerrido “luchador armado con su reloj de las 7 de la mañana”.

Nuestra generación, que somos todos y todas los que cruzamos esta franja de vida, nos quedamos sin “oxígeno de ilusión “, se nos va la esperanza, la fe, hasta nos ahogan en la desesperación y, lo que es peor, nos eliminan las ganas y el ímpetu de empezar de nuevo. Un desastre.

Pero, hay que resurgir como el ave fénix, sacudirse cuál pájaro mojado, y rehabilitarse de tanto “charlatán”, que no hace sino aburrir al personal.

Ahora que ya contamos con tantos rufianes, necesitamos “encantadores de serpientes”. Estos, al menos, transmiten ilusión, no niegan lo evidente, venden humo, pero barato, y no aburren a las masas. Ah, y sobre todo son artistas, que ya es difícil vivir del arte, y no sin dar palo al agua aprovecharse para hacerse artista del “jefe toro sentao”, que este si que tendría cosas que contar más allá de los océanos.

Seguramente, estos portavoces siguen órdenes. Unas hojas de rutas redactadas lejos de nuestros umbrales, donde el horizonte nos impide ver.

¿Romper España?,¿Desestabilizar lo que tanto costó,  a todos/as?, creo necesitarán otras argucias, trucos e intereses dispuestos a doblegar a un país que tanto aportó a la Humanidad a través de los Siglos.

Habrá que corregirse, eliminar errores y proyectar mejor, pero que nadie dirija nuestro destino sin apreciar nuestras aptitudes, con argumentos que aburren y utilizando la técnica de “meter la cabeza por donde no cabe”.

Nos consideran el tercer país más importante de la CEE. No sé, son estadísticas, pero aseguro que somos envidiados por los dos de delante. Nadie nos iguala en “paisaje humano”, en calidad e inteligencia. Eso sí,  nobles. Por eso creen otros que somos gilipollas.

Ya está bien de tanto ruido, de unos que llegan y otros que están, para aborregar a la gente, utilizando los medios de comunicación, prestos para tan lamentable “misión”. Qué lo que hay es poco, pero “vayan con la música a otra parte”, porque aquí deseamos mejorar, prosperar y avanzar, pero sin las zancadillas de estos “libertadores” y los consejeros déspotas e hipócritas, que ni saben ni entienden, sólo cumplen para los intereses de ellos y unos cuantos más.

Cultura, trabajo y bienestar social. Una trilogía que no falla. Fácil! !

Ah, y líderes que transmitan, que ilusionen, capaces de hacer sonreír al personal por la mañana, y no políticos incapaces, demoledores del verbo, violentos y autosuficientes (en el amplio sentido de la palabra).

Nuestros representantes, primero deben saberlo, luego deben ejercer y más tarde están obligados a defender al ciudadano y sus intereses. No al revés.

Así que, menos doctorados, titulines que no nos sacan de nada, y más efectividad, inventiva y apoyo al progreso de un país que cuenta sus hazañas por pares. Sin la necesidad que nadie venga a corregir la plana. Y menos descabezando lo ya sudado por el esfuerzo de todos.

Somos receptivos, no pretendemos ser refractarios, pero la ilusión la necesitamos ya. Sin más agobios, ni tampoco rufianes “progres”, que exclusivamente hacen su espectáculo creyendo en su arte, que campa por su ausencia y que desalienta y hace bostezar a la grada. Igualito que el encantador de serpientes, ¿ eh?.

Paco del Río

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Noticias (posiblemente) relacionadas

El sitio web http://www.grupodiarioarea.es/ utiliza cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita a sus páginas web. No se utilizarán las cookies para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Encontrará más información en nuestra Política de Cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar