Campo de Gibraltar - Diario Area

Grupo Diario Area
Cope Campo de Gibralar
Cadena 100 Campo de Gibralar
TV Campo de Gibralar

Castellar a fondo

La historia de Castellar de la Frontera es un tanto particular. Se puede hablar de dos etapas: la primera, cargada de anécdotas históricas, se localiza en el Pueblo Viejo de Castellar de la Frontera. La segunda es más reciente y se remonta treinta años atrás, fecha en la que la mayoría de los habitantes del viejo pueblo dejaron sus casas para trasladarse al nuevo. Así, en 1971 nació el Nuevo Pueblo de Castellar, y con él una nueva parte en la historia. Este cambio supuso para los vecinos de Castellar mejores condiciones de vida, ya que la imposibilidad de crecimiento del pueblo viejo y la dificultad orográfica del terreno donde estaba situado impedían un progreso social adecuado, a lo que había que añadir las carencias de medios higiénicos de las viviendas. Además de estos dos núcleos de población, junto a la estación de ferrocarril existe otro que tampoco está exento de trascendencia histórica. Nos referimos a Almoraima.

castellar


Castellar

Historia del municipio

Pueblo viejo de Castellar

El viejo pueblo de Castellar de la Frontera está situado en el interior de una fortaleza medieval. Por su situación estratégica en lo alto de una montaña, el suelo de Castellar ha sido lugar de asentamiento de numerosas culturas. Las primeras manifestaciones que poseemos de presencia humana son una importante industria lítica que nos indica que ya por estas tierras pasó el hombre del paleolítico y neolítico. Además, la presencia de pinturas rupestres encontradas en diversos abrigos rocosos localizados cerca del viejo pueblo nos constata la presencia del hombre prehistórico. También podemos hablar del paso de otros pobladores como los íberos. Se cree que estos fueron los autores de la construcción de una Torre militar llamada “Torre Lascutana”. Durante la colonización romana, este pueblo tomó la Torre Lascutana que los íberos construyeron y crearon allí un asentamiento cuya misión era la observación y defensa de la calzada romana que iba desde Carteia (junto a la bahía) hasta Córdoba. Se han encontrado restos de viviendas en lugares próximos a este asentamiento. La etapa visigoda no fue muy determinante en estas tierras, aunque ha habido hallazgos que muestran el paso de este pueblo por aquí. Pero los pobladores que más secuelas van a dejar y que van a marcar una etapa importantísima son los musulmanes. Fueron los autores de la fortaleza que levantaron como consecuencia de las invasiones y pugnas contra los cristianos. Fundaron la villa que se localiza en el interior de las murallas. Castellar va a jugar un papel fundamental en las guerras entre castellanos y musulmanes. Estuvo bajo dominio árabe hasta que en 1434 D. Juan Arias de Saavedra conquistó la villa y la incorporó a la corona cristiana. A partir de aquí, va a ser un pueblo que ha basado su economía en la agricultura, ganadería y en los recursos que el monte les proporcionaba, hasta que en 1960 comenzaron las obras del embalse de Guadarranque, lo que permitió que la población se especializara en otros trabajos. A finales de los años 60, el Instituto de Reforma Y Desarrollo Agrario construyó a 8 Km de la villa-fortaleza un nuevo pueblo, el Nuevo Pueblo de Castellar de la Frontera.

Pueblo nuevo de Castellar

Castellar “el nuevo” es todo lo contrario a su homónimo de la sierra. A diferencia del pueblo de origen musulmán localizado en el interior de la fortaleza, la nueva villa es de composición moderna, con amplias calles y avenidas, grandes zonas verdes y dotado con modernas dependencias sociales. En 1968, propiciado por el Plan de Desarrollo del Campo de Gibraltar, el Instituto de Colonización expropió 700 Ha de tierra a la empresa La Almoraima S.A, entonces perteneciente a la casa Ducal de Medinaceli, con la finalidad de crear un pueblo de colonización y entregar las tierras, divididas en parcelas, a los colonos que las solicitasen. En 1971 se termina la nueva población y los vecinos que vivían en la vieja villa de Castellar se trasladaron a los hogares del recién construido pueblo del mismo nombre. Empieza aquí una nueva etapa en la historia, con la mirada puesta hacia adelante, pero sin olvidar las raíces dejadas en un pueblo centenario sobre una montaña. A partir de este fecha se sucederán ampliaciones y otras obras más que redundarán en beneficio para los vecinos. Destaca por la blancura de sus casas a juego con el color verde de sus jardines. Es un pueblo moderno donde los habitantes de esta nueva etapa han encontrado un lugar idóneo para el desarrollo y la prosperidad.

Almoraima

La primera evidencia documentada de la existencia de población en la zona de Almoraima es una torre almenara construida por los musulmanes que servía como transmisora de noticias. Esta torre estaba ocupada por una pequeña guarnición cuya misión era defenderla y comunicar algún peligro por invasión. En 1603 se construye el Convento de San Miguel de La Almoraima, que fue ocupado por los frailes de la Orden de La Merced. En 1868 el Convento de San Miguel de La Almoraima pasa a propiedad del Duque de Medinaceli. En 1982 se construye un apeadero junto a la línea de ferrocarril Algeciras-Bobadilla, de uso exclusivo de la casa Ducal y sus invitados. Con el tiempo, este apeadero se convierte en la estación de Almoraima, que a su vez es también la del Nuevo Pueblo de Castellar. En 1945 se crea la “Empresa Corchera Almoraima”. ésta va a ser el centro económico de la mayoría de los habitantes del término municipal de Castellar. Alrededor del patio de corcho se construyeron numerosas viviendas compuestas por chabolas. Almoraima poco a poco va creciendo en número de habitantes. En 1962, los propietarios de la empresa corchera construyeron viviendas para sus empleados, pero éstas eran insuficientes y todavía predominaban las viviendas tipo chabolas o chozas hechas de material pobre. Por estas fechas, Almoraima contaba con más de 1500 habitantes. Con la construcción del Nuevo Castellar, gran parte de la población que vivía en Almoraima se trasladó al pueblo construido a tan sólo 1 kilómetro de distancia. Hoy en día, cuenta con unos 200 habitantes.


Castellar

Lugares emblemáticos

Villa Fortaleza de Castellar de la Frontera

La villa-fortaleza de Castellar de la Frontera está construida sobre un promontorio rocoso, a 248 metros sobre el nivel del mar. Su localización en un lugar alto y seguro, ha permitido a distintos pobladores la vigilancia y custodia de sus dominios a lo largo del tiempo. Varios son los pueblos que se asentaron sobre este lugar, entre ellos íberos, romanos, visigodos y musulmanes. Pero fueron estos últimos los que nos dejaron el notorio ejemplo de fortificación defensiva que construían como consecuencia de las invasiones y luchas contra los cristianos. Construida sobre un antiguo asentamiento romano, los orígenes de la fortaleza datan del siglo X. No obstante, fue en los siglos XIII -XIV cuando se construyó el reducto defensivo tal como lo conocemos hoy. A partir de esta fecha, algunos de sus elementos arquitectónicos han sufrido transformaciones, e incluso se introdujeron otros nuevos ya en época cristiana. Castellar dejó de ser musulmana cuando Don Juan de Saavedra la incorporó a la dinastía cristiana en el año 1434. Antes de acceder al interior de la villa hay que pasar por dos torres albarranas. Estas torres servían de defensa de la entrada principal que, junto con las barbacanas o doble muro, formaban un bloque defensivo inexpugnable. En los muros y barbacanas se abren unos huecos, saeteras, que servían para abatir al enemigo. El acceso a la villa se hace mediante una puerta en el muro principal. ésta, a su vez, estaba también defendida mediante una buhedera, orificio abierto justo en la parte superior desde donde se arrojaba al atacante aceite o agua hirviendo. Sobre la puerta de entrada a la villa se encuentra el Alcázar. Es el lugar que los Señores de Castellar adquirieron como residencia para vivir. Es un edificio de forma alargada donde se localizan dos torres: la del Homenaje y otra de construcción reciente. Es el edificio que más transformaciones e incorporaciones de nuevos elementos han experimentado, aunque algunas de sus partes son originales. El conjunto arquitectónico está rodeado por una muralla que varía de altura debido a la irregularidad del terreno. En esta muralla se localizan nueve torres de flanqueo cuya misión era defender los ángulos muertos. A su vez, estaba defendida por una barbacana, doble muro situado delante del principal para impedir el asalto de los atacantes. Una vez dentro de los muros, nos introducimos en uno de los escasos ejemplos de núcleo habitado dentro de las murallas de un Castillo: el antiguo pueblo de Castellar de la Frontera.

Alcázar

Sobre la puerta de entrada a la villa se encuentra el Alcázar. Es el lugar que los Señores de Castellar adquirieron como residencia para vivir. Es un edificio de forma alargada donde se localizan dos torres: la del Homenaje y otra de construcción reciente. Es el edificio que más transformaciones e incorporaciones de nuevos elementos han experimentado, aunque algunas de sus partes son originales. Proximamente se abre un hotel en su interior.

Convento de San Miguel de la Almoraima

Este edificio, construido en el año 1.603, fue levantado por orden de la Condesa de Castellar Doña Beatriz Ramírez de Mendoza para dar cobijo a los frailes de la Orden de la Merced. Los Mercedarios Descalzos ocuparon este lugar desde su fundación hasta mediados del siglo XIX, pasando en estas fechas a poder del Duque de Medinaceli, el cual lo convirtió en una gran hacienda de recreo y caza. En 1.972 el Duque vendió la propiedad, pasando años después a posesión del gobierno. Hoy en día es un hotel que permite a los turistas y visitantes disfrutar del hermoso paisaje que le rodea y de un contacto directo con la naturaleza. El Convento de San Miguel de La Almoraima está levantado sobre una antigua ermita, la cual estaba dedicada a la adoración de Nuestra Señora de Los Reyes. Destacan el claustro del edificio conventual, la torre anexa a éste de estilo neogótico y la iglesia, la cual alberga numerosas obras de arte de estilo barroco y neogótico.

Torre de la Almoraima

Se trata de una torre almenara edificada por los musulmanes sobre una colina. Se utilizaba como torre fuerte y como elemento de transmisión de noticias. Está situada cerca del convento.

Iglesia del Divino Salvador

Está localizada en el viejo pueblo de Castellar, muy cerca del Alcázar. Fue edificada en el siglo XVII, aunque ha sufrido algunas reformas y ampliaciones desde entonces. Se asienta sobre una antigua mezquita musulmana, pero no quedan vestigios de este antiguo oratorio árabe. Además de templo dedicado al culto, esta iglesia y anterior mezquita también ha servido de cementerio a lo largo de su historia; en primer lugar debido a los continuos asedios que sufrió la villa-fortaleza, y en segundo lugar, por la no existencia de un cementerio municipal hasta ya muy entrado el siglo XIX. Adosado a la iglesia existe un pasadizo llamado algorfa que une ésta con el Alcázar. Construido en el siglo XVII, servía para que los Señores de Castellar pudieran asistir a los actos religiosos sin salir de su mansión. En la fotografía se puede apreciar una exposición en el interior de la iglesia.


Castellar

Naturaleza

Arroyo de los Frailes

Se trata de un arroyo que forma un bosque de ribera. Está situado en la parte este del Pueblo Nuevo de Castellar. Tiene una longitud de unos 2.500 metros y desemboca en el río Guadarranque. Este bosque de ribera presenta una gran riqueza tanto en flora como en fauna, y es conocido como el mejor bosque de este tipo de los existentes en el Campo de Gibraltar. En flora, destaca el predominio del aliso (Alnus glutinosa), fresno (Fraxinus angustifolia), sauce (Salix atrocinera, pedicellata, purpurea lambertina), laurel silvestre (Laurus nobilis), pie de sauce (Sambucus nigra). También encontramos otros tipos de plantas como lianas o enredaderas, el helecho real (Osmunda regalis), helecho hembra (Athyrium filix-femina), helecho palustre (Thelypteris palustris), entre otros. En lo referente a la fauna en el Arroyo de los Frailes nos encontramos con una amplia gama de especies de aves, anfibios, reptiles y mamíferos.

Parque los Alcornocales

De las cerca de 18.000 Has que componen el término municipal de Castellar, unas 15.000 están dentro del Parque Natural Los Alcornocales, rico en bosques y de gran valor paisajístico natural. Sólo una pequeña parte situada en la zona más oriental del término no pertenece a éste. El Parque Natural Los Alcornocales destaca por albergar una gran riqueza de especies tanto en flora como en fauna. En flora, podemos destacar una gran variedad de vegetación autóctona. El elemento más representativo en este campo es el alcornoque (Quercus suber), de ahí el nombre del parque. Pero mención importante también merecen bosques compuestos de acebuches (Olea europaea) y quejigos (Quercus canariensis). Otras especies representativas características de estos paisajes son: el palmito, (Chamaerops humilis), el jerguen (Calicotome villosa ) , el helecho, (Pteridium aquilinum ) o el acebo ( Ilex aquifolium) entre otros muchos más. Esta gran riqueza botánica está motivada por un clima suave y relativamente húmedo, acompañado de un terreno orográficamente complejo. Mención especial merecen los excepcionales bosques en galerías formados por una flora importante debido a un microclima especial característico de estas zonas. Son conocidos con el nombre de canutos o gargantas, y son valles en V profundos y estrechos excavados por los ríos. Los recursos económicos que los habitantes de esta zona pueden obtener del parque se basan en la recogida del corcho, la ganadería extensiva, la recogida de bellotas y especialmente la caza, tanto mayor como menor. Actualmente también existe una empresa de turismo rural y educación ambiental, dedicada a la creación de actividades de entretenimiento y ocio en contacto con la naturaleza. El Parque Natural Los Alcornocales también presenta una gran riqueza faunística. Abundan herbívoros como el ciervo (Cervus elaphus), gamo (Dama dama), corzo (Capreolus capreolus ) y muflón ( Ovies musimon). También encontramos mamíferos como el topillo (Pitynis duodecimcostatus), el lirón (Eliomys quercinus ) o el meloncillo (Herpestes ichneumon) y carnívoros como el zorro (Vulpes vulpes), tejón (Meles meles) o jineta (genetta genetta ). Además, esta zona es sobrevolada por hermosas aves rapaces. Entre ellas destacan el águila calzada (Hieraetus pennatus), el águila culebrera (Circaetus gallicus), el águila perdicera ( Hieraetus fasciatus ), el halcón peregrino ( Falco peregrinus ), el buitre leonado (Gyps fulvus), el búho real (Bubo bubo), el gavilán (Accipiter nisus) y el cernícalo (Falco tinnunculus ) entre otros. Dentro del Parque Natural Los Alcornocales se encuentra el latifundio más grande de Europa : La Finca La Almoraima. Tiene una extensión de 16.000 Has. Es uno de los más selectos cotos de caza mayor del país. La finca se puede visitar en todo terreno y a caballo. La Almoraima también basa su riqueza en la ganadería y la extracción del corcho.

Cerro del Moro

Está situado al final del Nuevo Pueblote Castellar, saliendo por la carretera de Sotogrande. Aunque se encuentra fuera de los límites del Parque Natural de los Alcornocales, su composición faunística y florística es básicamente la misma. Actualmente, este lugar natural de Castellar es un área recreativa equipada con barbacoas y zonas para niños, donde los visitantes pueden pasar un día excepcional en contacto con la naturaleza.

Centro de Naturaleza “La Jarandilla”

Se trata de un centro de educación medioambiental que realiza un amplio programa de actividades destinadas al disfrute de los recursos naturales e históricos del Parque Natural de los Alcornocales. El centro de Naturaleza esta localizado en la finca de la Almoraima. Subiendo por la carretera que nos lleva al Castillo de Castellar, a la altura de la venta “Jarandilla”, nos encontramos un cruce. El centro está a pocos metros de este cruce desviándonos hacia la izquierda. Este lugar posee unas modernas instalaciones provistas de comedor, cocina, salón con chimenea, salón de actos, sala multiusos, museo ecológico, oficina de información y recepción con teléfono, enfermería, piscina, zona de barbacoas, retén contra incendios, parque de acampada y cinco módulos- con dormitorios, cuarto de baño independiente y salita- con capacidad total para setenta personas. Desarrollan un programa de actividades muy amplio en el que se incluyen itinerarios ecológicos, observación de aves y grandes mamíferos, rutas histórico-artísticas, circuitos para bicicletas de montaña, juegos, actividades al aire libre – navegar en canoa, atravesar puentes colgantes, tirolinas, rapel, juegos de mesa, etc… – Las estancias pueden ser para uno o varios días.

Itinerario Natural ” La Calzada”

El itinerario consta de dos partes principalmente. La primera parte transcurre por un camino medieval empedrado que se le conoce como “Calzada Romana”. Es un camino de herradura que parte desde “La Jarandilla” (situada en la carretera de acceso al Castillo de Castellar) y que llega hasta las murallas. El origen de este camino medieval es desconocido, pero se cree que bien pudo ser una antigua calzada romana que servía para acceder a un asentamiento romano localizado bajo los cimientos del actual castillo musulmán. Este tramo tiene una longitud de 1300m , con una pendiente del 12% y su duración estimada es de 30 minutos. El paisaje durante todo el recorrido es asombroso. La segunda parte comienza justo en frente del punto de información y transcurre por otro camino empedrado que lleva hasta una fuente conocida como “Fuente Vieja”, de gran valor histórico-artístico, que abasteció de agua a los castellarenses hasta no hace muchos años. Posiblemente el origen de este camino coincida con la época de construcción de la fuente para facilitar el acceso a la misma a los aguadores y habitantes del castillo. El trayecto de este recorrido es lineal y el tiempo estimado de realización es de 20 minutos. No muy lejos del comienzo de esta segunda parte, a unos 200 metros, existen una tumbas antropomorfas excavadas sobre la roca.