Campo de Gibraltar - Diario Area

Grupo Diario Area
Cope Campo de Gibralar
Cadena 100 Campo de Gibralar
TV Campo de Gibralar

Algeciras, Castellar, Cope, Debate, Entrevistas / Reportajes, Jimena, La Linea, Los Barrios, San Roque, Tarifa - 24 noviembre 2017 - 22:07h

La Violencia de Género a debate en COPE: “La mujer maltratada no lo reconoce, es más lo tiene asumido”

Patricia Jarillo, Ana Suárez e Isabel Oliva, en Cope Campo de Gibraltar-Costa del Sol

No podíamos dejar pasar en Cope Campo de Gibraltar-Costa del Sol de abordar el drama de la violencia de género. En nuestros estudios, en La Línea, la letrada María Isabel Oliva, la doctora Patricia Jarillo, coordinadora de Violencia de Género en el Área de Gestión Sanitaria del Campo de Gibraltar y Ana Suárez, de la Asociación de Mujeres Progresistas ‘Victoria Kent’. “Hemos salido a la calle a denunciar esta lacra pero sigue costando actuar”, nos lo cuenta María Isabel Oliva: “Debe haber directrices desde todos los poderes públicos porque estamos ante un problema de concienciación y prevención, primero en las familias y luego en los colegios. Hay que luchar contra este sistema de discriminación y desigualdad entre los sexos. A nivel jurídico cuando nos llega, nos llega el hecho consumado cuando ya se ha producido el maltrato. Se penaliza la conducta del infractor pero no se soluciona el problema de fondo. Contamos con legislación pero a la hora de la verdad no está surtiendo efecto y los hechos son gravísimos porque de lesiones se ha pasado a asesinatos, el bien que tiene más protección en el ámbito penal que es la vida pero las víctimas se acogen a su derecho a no declarar, si ella no se conciencia, poca solución, lo demás. Es curioso porque se habla de que las denuncias se han incrementado y eso les pone felices a los políticos, pero lo que hay que hacer es evitar esos malos tratos para que esas denuncias no se produzcan”.

Las otras dos ponentes asienten: “En Victoria Kent llevamos a cabo un trabajo multidisciplinar, damos cursos en los colegios, charlas informativas y talleres, y hacemos mucho hincapié en el reeducación del penado, algo que no todo el mundo conoce, y los resultados son bastantes satisfactorios, son cursos que hacemos semestralmente y participan una treintena de reclusos. Ellos mismos reconocen que no han actuado correctamente, nosotras les ponemos ejemplos de ‘si se lo hicieran a una hija tuya’, cuestiones de este tipo y estamos encontrando reacciones muy positivas”, explica Ana Suárez.  “Es que existen muchos tipos de violencia, no sólo es la física, es el acoso sexual, la violencia entre compañeros de trabajo…”. Y cuesta cambiar los patrones patriarcales. “Entre los menores se está volviendo un poco atrás en este sentido”. De hecho uno de cada cuatro jóvenes ven normal la violencia. “Las chicas se sienten seguras cuando su pareja les dicen que no se pongan minifalda, que te comportas de una forma y no de otra, piensan que es porque la pareja les quiere más”.

Para la médico Patricia Jarillo, la clave de este asunto parte de una equiparación laboral y salarial entre hombres y mujeres que sigue existiendo. “No hay igualdad real para la mujer y yo que vengo de la salud, la violencia hacia las mujeres es un grave problema de salud pública. Puede que la mujer maltratada no lo reconozca porque la baja autoestima y el miedo a la que está sometida, el estrés y el sentimiento de culpa, le impide poder denunciarlo, es más, lo tienen asumido. Cuando las conocemos, conocemos el problema, somos capaces de abordarlo. Estamos encontrando casos de mujeres que si le dan la primera, dicen ‘dame más porque me lo merezco’.

Pero, hay un matiz importante: toda esta lucha necesita del respaldo económico, como recalcan las tres. “Un presupuesto detrás, más personal y los Juzgados están sobrecargados”, indica Oliva. Unas carencias en las administraciones que suelen completar las asociaciones. “En Salud Mental, las mujeres maltratadas nos la derivan pero necesitamos subvenciones para contar con más personal”, destaca Suárez. “No existe apoyo psicológico que apoye a los jueces y fiscales, todo es cuestión de presupuesto”, subraya la abogada.

La concienciación se viene comprobando en las concentraciones llevadas a cabo este viernes en toda la Comarca. “Unos 1.500 alumnos de ESO han participado en Algeciras gritando contra la violencia de género, eso nos ha emocionado mucho”, apostilla Suárez. Y hacer visible la situación de estas mujeres debe ser tarea durante todo el año, “no sólo el 25 de noviembre y el 8 de marzo”.

A.Villalta/M.Moreno

 

Editorial: En la violencia de género no caben deserciones 

Fue Ángeles Álvarez,  portavoz socialista en el Congreso de los Diputados, quién el pasado 28 de septiembre durante el debate y la aprobación del Pacto contra la violencia de género afirmó que ‘en la violencia de género no caben deserciones’, la frase cobra sentido en un día tan señalado como es el 25-N.

En España, este año, 45 mujeres asesinadas a causa de la violencia machista. Es una cifra espeluznante, mujeres que perdieron la vida a manos de sus parejas. Algunas de ellas habían denunciado a sus maltratadores, otras se quedaron en el camino, muchas optaron por callar, por miedo. Y mientras esta escalada atroz de asesinatos ha venido ocurriendo, desde las instituciones  se siguen cometiendo errores uno detrás de otro.

El Pacto ratificado en el Congreso, sin el inexplicable apoyo de Unidos Podemos, quiere enmendar los fallos y dignificar a la mujer que sufre o ha sufrido malos tratos y a sus hijos porque también son víctimas de la violencia en todas sus vertientes.  Tras el ‘mea culpa’ que significa este gran acuerdo político,  son los poderes públicos los que deben emplear cuantas medidas sean necesarias para poner fin a este terrorismo doméstico ya instalado.

Por este motivo, el  respaldo político tiene que ser total ante una situación lo suficientemente grave como para que la respuesta sea lo más rápida posible.  Un pacto  con medidas integrales que se materialice en partidas presupuestarias concretas y reales destinadas a prevenir las conductas machistas en las familias y entre los escolares. Sólo así desaparecerá del calendario, el 25-N marcado en rojo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Noticias (posiblemente) relacionadas